18 de octubre de 2014

6399.- VENCER LA TENTACIÓN DEL ODIO CONTRA DIOS



6399.- VENCER LA TENTACIÓN DEL ODIO CONTRA DIOS

 Tenemos que vencer la tentación del odio contra Dios, el adversario nos castiga, nos hace padecer, nos hace sufrir como condenados porque quiere imponernos su voluntad, quiere hacer que odiemos a Dios.

 Nos castiga como a condenados y nos sugiere que Dios lo hace. Si no le creemos dice que Dios hace nada para remediarlo, entonces, nos tienta nuevamente para que lo acusemos, odiemos.

 Nos aplasta, presiona y castiga, nos hace padecer un infierno en vida, porque quiere provocar la reacción, quiere que liberemos la presión de la opresión vomitando odio y nos indica a Dios como enemigo.

 Es un tormento espiritual y terrenal, combina ambos y nos destroza, es un verdadero martirio espiritual.

 Tenemos que aprender a perseverar, que la mente no se nuble por los dolores y que la voluntad no se quiebre por los padecimientos, es la hora de la perseverancia final.

 Es la hora del combate final por la salvación de las almas, por ello es que, pese a los tormentos atroces, debemos perseverar, el infierno esta desatado sobre la faz de la tierra y muchas almas serán arrojadas al abismo, muchas serán arrastradas irremediablemente a las tinieblas de manera irrecuperable.

 Se echan los demonios encima y nos castigan, nos hacen padecer, sufrir tormentos espirituales propios del infierno, buscan lo que es lo peor para cada uno y ahí golpean, castigan, pegan, se descargan haciéndonos vivir un infierno en vida.

 No tienen piedad ni misericordia, son sádicos, disfrutan la maldad, disfrutan haciéndonos padecer, y por sobretodo, disfrutan la impunidad porque como son de naturaleza espiritual y no los vemos, hacen lo que quieren.

 Muchos todavía continúan negando su existencia o no creyendo que puedan influenciar en el mundo pero las atrocidades padecidas por la humanidad en estos tiempos, y los venideros, solo se podrá entender si se considera la existencia de los demonios y su capacidad para influenciar en este mundo que ha sido liberada al haberse olvidado de Dios la humanidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario