10 de noviembre de 2014

EFECTOS DEL ODIO



EFECTOS DEL ODIO


 Cuando admitimos odiar, estamos abriendo una puerta al infierno. Ese deseo de odiar es potenciado, asistido, fortalecido por demonios, de manera que el odio se vuelve furioso y absolutamente descontrolado.

 Si admitimos odiar a alguien o a un grupo de personas, o a un tipo de ellas, o a una cosa, causa, idea, etc., estamos abriendo las puertas del corazón y tendiendo un puente con el infierno, los demonios salen de allá abajo y por miedo de nosotros odian a otros.

 Somos cómplices, también responsables por lo que hacemos, el mal que a otos causamos.

 Cuando vomitamos el odio, no solo causamos daño físico, sino también moral y espiritual. La persona se ve dañada en todo su ser y queda expuesta a los demonios que se le echan encima, la rodean y maltratan como si de una patota se tratara, como si una pandilla la asaltara y castigara.

 El odio vomitado sobre otros es como ácido, quema, destruye, estropea el alma, la corrompe, la hace padecer grandemente. A la vez es expuesta a demonios que la maltratan. Estos padecimientos y ruinas que la persona sufre, la empujan a que obre en respuesta de la misma manera, o sea, se hace una cadena, es el efecto dominó.

 De esta manera mas y mas demonios son liberados del infierno, mas nos rondan, mas se echan encima y mas nos hacen padecer, castigan y fomentan que nos odiemos, aborrezcamos y rechacemos, porque así logran destrozarnos, que nos arruinemos y también hacen progresar su reino-presencia.

 El odio parece fuerza en el principio, pero, el alma que elige odiar tan rápido como se hincha, infla, expande, se desinfla y desmorona, se reduce y queda como un globo desinflado, un papel mojado, sumida en una debilidad infernal, completamente destruida.

 El trabajo de los demonios es fomentar el orgullo, la autosuficiencia de las almas, instigarlas para que se adoren y no quieran amar a otros, para que después choquen naturalmente entre sí y admitan odiar en defensa de su orgullo, y así no solo las arruinan, sino que van haciendo progresa su reinado, presencia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario