19 de noviembre de 2014

EL MEDIADOR ANTE EL PADRE Y LOS MEDIADORES ANTE EL ADVERSARIO, SERVILES TRAIDORES



EL MEDIADOR ANTE EL PADRE Y LOS MEDIADORES ANTE EL ADVERSARIO, SERVILES TRAIDORES


 Nos invita El Señor a seguirlo por un camino sobrenatural, no humano, no terreno, y éste es simple, consiste en negarse a sí mismo, renunciar a la propia voluntad para buscar Su Voluntad y obedecerlo a Él.

 Es el mismo camino que siguió al encontrarse de paso por el mundo, discerniendo y obedeciendo al Padre en Su Voluntad.

 Considerar que Jesús, El Hijo de Dios, Es El Mediador, Es El Sumo Sacerdote Eterno, Él representa a Dios ante la humanidad y a la humanidad ante Dios.

 Tenemos que buscarlo y aceptar su mediación, su representación, recibirlo como Nuestro Señor, como El Enviado del Padre para la Salvación. No basta con hacerlo mental o racionalmente, hace falta que sea voluntaria y realmente, que sea efectivo.

 Esto se produce cuando buscamos Su Voluntad y lo obedecemos renunciando a la propia. Mientras no hagamos esto, solo repetimos una doctrina volviéndonos chantas, hipócritas, preocupándonos por las apariencias, queriendo convencer a otros y a Dios mismo de lo que no es verdad, o sea, de que creemos en Él.

 Creemos verdaderamente en Dios cuando lo obedecemos renunciando a la propia voluntad.

 Tenemos que recibirlo como El Mediador, aceptarlo como tal, y consecuentemente, obedecerlo, porque si solo lo decimos de la boca hacia afuera sin que se traduzca en hechos, somos chantas que se preocupan por construir apariencias y hacerlas adorar suponiendo que así pasan a ser verdad o realidad.

 Hoy en día se ofrece como religión un abominable camino de inmundicias infernales, de apego al mundo, de dedicación total al ego y a asuntos terrenos. Este culto inmundo es satánico, es consagración y entrega a la perdición, al infierno, a las tinieblas-muerte eterna y a satanás.

 Podrán las almas sentirse a gusto, cómodas, satisfechas y alegres con esto, pero acá es donde se mata la Presencia real de Dios tanto en el mundo como en la religión y así es como se cumple lo que dice el Apocalipsis, que se mató a los dos testigos.

 Se mató a los dos testigos porque se impide la Presencia real de Dios tanto en el mundo como en la religión, se aborta su doctrina, se le impide a Su Espíritu estar, se imponen doctrinas satánicas, infernales, con los consecuentes espíritus impuros que las acompañan.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario