9 de noviembre de 2014

SU ÉXITO EN EL MUNDO, ES UNA DERROTA Y ESCLAVITUD TOTAL



SU ÉXITO EN EL MUNDO, ES UNA DERROTA Y ESCLAVITUD TOTAL



 Lo que G. Orwell describe en sus obras “Rebelión en la granja” y “1984”, respecto de la triunfante y exitosa revolución rusa explicando lo que ha sucedido y el régimen instaurado, no es diferente a lo que satanás ha logrado en el mundo.

 El cerdo infernal logró seducir y movilizar a las almas viciosas y corruptas como a los animales de la granja y logró que desecharan a Dios. Les vendió esto como una revolución libertadora, como la gran liberación, pero como los animales, las almas llegaron a ser horriblemente esclavas, y ciegas a la realidad.

 Pasaron a ver la mentira, a esforzarse por creerla y por negar la realidad, se dedicaron a imponerse la mentira y creer que eran libres porque renegaban de Dios, lo aborrecían y rechazaban.

 Ese gran triunfo no fue de las almas, como no lo es en las naciones de las clases bajas cuando se producen las revoluciones populistas, fue un triunfo de Stans, logró desterrar a Dios, borrar el culto, imponer su culto.

 El culto de satanás es la egolatría narcisista infernal, es el culto a la imagen-personalidad-ego-yo.

 La humanidad es satánica incluso sin quererlo o notarlo, y peor, en las religiones ocurre lo mismo. En todo el mundo se celebran las fiesta satánicas como halloween y wallpurig, equinoccios, etc.

 Lógicamente, muchos no lo hacen apropósito queriendo adorar a satanás, solo hacen por moda, costumbre, comodidad, vicio o estupidez, pero el resultado es siempre el mismo, crece el orgullo y las almas se pudren en vida, se hunden el abismo y se entrega a demonios.

 El lugar del ‘gran hermano’ de la novela “1984”, lo ocupan los líderes populares adorados como dioses, eternizados y enquistados en el poder que son solo la imagen del partido dominante, imperante, el que mantiene el engaño, la mentira, la farsa del éxito de la revolución triunfante y libertadora.

 En el interior de cada persona ese lugar lo ocupa su ‘yo’, su mismo delirio, egolatría, fantasía, la imagen de sí que adoran.

 Mientras sigan las almas prescindiendo de Dios, de la Verdad, impidiéndole a Él Que Se Revele, van a seguir enterradas en tinieblas, postradas en la podredumbre, dedicándose a ser horriblemente esclavas y a negarse a ver la realidad por esforzarse en creer la mentira del éxito en el mundo, porque su éxito en el mundo es una derrota, muerte, esclavitud total.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario