9 de diciembre de 2014

LA VENGANZA DE satanás CONTRA DIOS



LA VENGANZA DE satanás CONTRA DIOS


 Si obramos conforme la Voluntad de Dios, estamos verdaderamente unidos a Él y lo tenemos, ahí es donde Él pasa a vivir en nosotros, permanece, se encuentra Vivo y Presente.

 Lo que quiere desesperadamente el adversario es esa Vida de Dios, Su Esencia-Ser, quiere usufructuarla, sentirla, vivificarse.

 No puede acceder a ella, no le fue concedo nunca y mucho menos desde que se perdió.

 Justamente, el haber ambicionado esto que no le fue concedido fue lo que lo condujo a pederse.

 Ya estaba enojado contra Dios sin haberlo visto todavía, sin conocerlo, porque le había negado esta Vida-Esencia suya, pero cuando supo que Dios se la concedería a la humanidad que era de naturaza inferior a la angélica, explotó, ahí reventó de furia, rabia, bronca.

 Desesperado no solo odió a Dios convirtiéndose en un asqueroso dragón rojo ardiente, sino que se dedico a tentar, hacer caer, sublevar a muchos ángeles.

 Capitaneando a esos ángeles sublevados, subversivos, rebeldes, renegados, orgullosos, quiso vencer a Dios, lo desafió, enfrentándose al ejército de los Ángeles Buenos, los Ángeles del Señor Capitaneados por San Miguel Arcángel.

 Habiendo perdido en El Cielo, habiendo sido derrotado, vencido, humillado y expulsado, tramó su venganza.

 La venganza consistía en lograr lo que quería fuera como fuera, por ello es que tentó a la humanidad, no solo le interesaba hundirla en el abismo como lo estaba él y hacerla padecer sus mismos tormentos, sino que también se cobró venganza de su capricho ambición.

 Al hacer caer a la humanidad logró que perdiera la comunión con Dios, que perdiera el acceso a su Divinidad, que no tuviera esa segunda naturaleza, que no tuviera la naturaleza-esencia de Dios en sí.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario