3 de enero de 2015

PROGRESAN, PERO INVOLUCIONAN



PROGRESAN, PERO INVOLUCIONAN


 Una persona puede ser inteligente, perseverante, persistente, caprichosa, etc., y lograr un título, adquirir por derecha o izquierda, un título habilitante para ejercer una profesión, pero esto no significa que haya crecido, evolucionado, madurado.

 La maduración se produce cuando aprende a salir de sí misma, cuando deja de adorarse, de practicar la egolatría y comienza a amar y a adorar a Dios, cuando deja de obedecer impulsos, antojos, ambiciones y vicios para comenzar a obedecer a Dios.

 Esto hay muchas personas que no lo hacen, no lo logran, y por ello es que no evolucionan, no maduran, no progresan, pueden lograr un progreso en el aspecto profesional, pero personalmente son víboras, bestias, serpientes infernales, verdaderos demonios abominables.

 Esto que sucede con las personas, sucede con grupos de éstas, así es como organizaciones, instituciones, asociaciones, países, naciones, religiones, regiones, el mundo mismo, puede progresar en el aspecto tecnológico, profesional, personal, pero no así en lo espiritual, y por ello, no madurar, no evolucionar.

 Cuando una persona no madura, no progresa, no crece, no evoluciona, termina involucionando, corrompiéndose, arruinándose, estropeándose. Con las naciones sucede lo mismo, pueden progresar económicamente, pero no como naciones, no espiritual y moralmente, involucionando, degradándose, corrompiéndose, estropeándose, internándose en tinieblas por ello.

 Hoy en día todo se halla trastocado, corrompido, deformado, arruinado, dado vuelta, los linajes satánicos han tomado el poder mundial, han sometido a las naciones y a las religiones haciendo girar el mundo al revés, todo gira en el olvido y la negación de Dios, todo apunta a la egolatría narcisista infernal.

 Incluso hasta en las religiones se adora a satanás porque hay sectas surgidas en éstas y otras infiltradas que se dedican a adorar al cerdo infernal.

 También adoran al cerdo infernal, satanás, cuando se dedican a la egolatría, los vicios, las ambiciones, los vicios, las perversiones, así como cuando se adora al ‘yo’.

 Observar que las doctrinas satánicas adoran al ‘yo’ y propugnan la exaltación del hombre como medio para imponer el olvido y la negación de Dios, para que cada uno se hunda en sí mismo y se dedique a la egolatría narcisista infernal volviéndose orgullosamente rebelde, para que las almas se sientan satisfechas de renegar de Dios.

 Se dedican las personas a exaltar al ‘yo’, construyen una imagen falsa de sí, se vuelven semejantes a demonios, se encierran-aíslan en su miseria y se dicen las mentiras que desean escuchar.

 Se convierten en ególatras, narcisistas, delirantes de soberbia, se extravían, desvarían, se aíslan-encierran en una fantasía evadiéndose de la realidad.

 Están cultivando el árbol de la ciencia del bien y del mal, o sea, se dedican a la rebeldía contra Dios, porque juzgan por sí y desde su miseria e ignorancia lo que es bueno y lo que es malo empeñándose en satisfacerse, saciarse, enviciarse, corrompiéndose hasta pudrirse en vida, deformándose a imagen y semejanza de los demonios.

 En definitiva, progresan, pero involucionan porque no han progresado mas que externa y terrenamente, espiritualmente han involucionado, son semejantes a demonios, ególatras, narcisistas, viciosas, corruptas, abominables.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario