21 de febrero de 2015

PARA INTRODUCIRSE EN LOS MISTERIOS DE DIOS



PARA INTRODUCIRSE EN LOS MISTERIOS DE DIOS


 No queremos entrar en la profundidad de los Misterios de Dios, solo nos dedicamos a lo superficial.

 No maduramos, no crecemos, no progresamos, somos inútiles cómodos vanidosos que no quieren ir mas allá.

 Incluso quienes dicen que quieren progresar, carecen de lo esencial, no les interesa progresar realmente por amor a Dios, sino por egolatría, ambición, orgullo y para las apariencias.

 La profundidad de los Misterios de Dios no es cuestión de conocimientos oscuros u oscurantistas, es cuestión de amor.

 El amor verdadero es sumamente doloroso, y no es agradable para el común de las almas.

 Simplemente debemos observar el momento en el que El Señor nos ha amado verdadera y totalmente, el Vía Crucis.

 Lo hizo prácticamente en silencio, fue primero por amor al Padre, obedeciéndolo y por amor a la humanidad, poniéndose a disposición del Padre para rescatarla.

 No nos introduce El Señor en la profundidad de sus Misterios otorgándonos conocimientos, secretas doctrinas o algo que suene misterioso y atrayente para el común de la gente.

 Nos introduce en la profundidad de sus Misterios asociándonos, haciéndonos partícipes, dándonos la oportunidad de amar-sufrir con y como Él.

 Un claro ejemplo es cuando nos coloca delante de una oportunidad en la que podemos odiar o perdonar, ahí es donde hay que morir a sí mismo, vencerse, perdonar.

 Sería justo odiar, aborrecer, condenar, cobrarse venganza, hacer justicia según el mundo. Sin embargo, si hay perdón, renuncia, olvido, hemos logrado un milagro.

 Ahí es donde nos vencemos a nosotros mismos, donde derrotamos a todos los enemigos espirituales, donde generamos amor verdadero, puro, celestial, donde El Señor claramente Vive en nosotros y obra por medio nuestro.

 No es agradable, cuesta mucho, se sufre mucho, pero también así se ama a Dios y de esta manera se rescatan almas de las tinieblas en las que hoy en día naufragan con peligro de perderse para siempre.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario