18 de abril de 2015

DESGRACIA INEVITABLE, FUENTE DE GRACIA INAGOTABLE



DESGRACIA INEVITABLE, FUENTE DE GRACIA INAGOTABLE


 Cuando nos toca padecer, enseguida pensamos en nosotros mismos convirtiéndonos en mas miserables aun.

 Algunos se lamentan, otros quieren venganza, pero no hay quien no baje la cabeza olvidándose de Dios y dedicándose a arrastrarse sobre la faz de la tierra como condenado.

 Ahí es donde demostramos la debilidad, la inconsistencia, la flojedad, la pusilanimidad, lo faltos de amor a Dios que estamos, o sea, vemos la miseria que somos, la inmundicia en la que nos hemos convertido.

 Porque no amamos a Dios hemos caído, sucumbido, somos débiles, nos hallamos desplomados y naufragando en las miarais inmundas y depravadas del chiquero en el que nos revolcamos con y como demonios.

 En vez de seguir comportándonos como demonios, debemos ponernos de pie, dejar las malas obras de las tinieblas y encaminarnos a Dios, volver al camino, dejar lamentos y odios para crecer, madurar y evolucionar.

 Considerar que el dolor aceptado y ofrecido sirve como sacrificio real de sí mismo. También sirve como sacrificio para la salvación de otras almas. Lo que vemos como desgracia inevitable puede ser una fuente de gracia inagotable.

Considerar La Santa Cruz, es la derrota según el mundo, es una tragedia, pero en realidad es una victoria, victoria sobre sí, es donde podemos negarnos verdaderamente y obedecer a Dios hasta la muerte renunciando realmente a nosotros mismos, ofreciendo un santo y puro sacrificio de verdadero amor, de real entrega a Él.

 De nosotros depende buscar a Dios en medio del dolor, los tormentos, castigos y padecimientos, de nosotros depende obedecerlo y seguir adelante en el verdadero camino dejando las vanidades del mundo.

 Comprender que a Dios damos lo que nos pide o no estamos dando nada, a Él no lo engañamos, no podemos tirarle migajas, es sí o no, pero nunca a medias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario