19 de mayo de 2015

VOCACIÓN DE LAS ALMAS Y LAS NACIONES, EFECTOS DE NO RESPONDER



VOCACIÓN DE LAS ALMAS Y LAS NACIONES, EFECTOS DE NO RESPONDER


 Así como las almas tienen una vocación, las naciones también tienen una vocación dada por Dios.

 La obligación de las autoridades es discernir esa Voluntad de Dios para seguirlo-obedecerlo-servirlo, para responder a la vocación.

 El problema es que las autoridades no responden a su vocación, y consecuentemente no saben ni les interesa responder a la vocación de la nación.

 Cuando una persona no responde a su vocación que es única e indelegable, nadie puede ocupar su lugar, tal vez entre varias con el correr del tiempo terminen reemplazándola.

 Cuando una nación no responde a su vocación, que también es única e indelegable, no hay otra nación que pueda ocupar su lugar, solo con el correr del tiempo varias pueden llegar a hacer lo que a ésta le correspondía.

 Cuando una persona no responde a su vocación, los demonios le imponen cualquier actividad en el mundo para corromperla, atarla, encadenarla, someterla y corromperla estropeándola, convirtiéndola en su esclava.

 Cuando una nación no responde a su vocación, los demonios que la asechan la arrastran a hacer cualquier cosa para corromperla, estropearla, arruinarla, someterla y convertirla en esclava.

 Cuando una persona no responde a su vocación sufre-padece la ausencia de Dios quedando expuesta a las asechanzas infernales y termina siendo manipulada por los demonios que la usan poniéndola a su servicio.

 Cuando una nación no responde a su vocación sufre-padece la ausencia de Dios quedando expuesta a las asechanzas infernales y termina siendo manipulada por los demonios que la usan poniéndola a su servicio.

 Comprender la importancia y necesidad de discernir la Voluntad de Dios, de dejarnos guiar por El Señor, de buscar su Revelación para seguirlo-obedecerlo, porque solo así responderemos fielmente a la vocación.

 Y esto mismo debemos hacerlo en conjunto para responder como nación al Señor. Y si las autoridades no lo hacen, otros deben ocupar su lugar y responder a la vocación nacional.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario