16 de junio de 2015

PARA QUE SEA GRANDE LA VICTORIA



PARA QUE SEA GRANDE LA VICTORIA


 En el corazón del hombre, en la propia vida es donde se libra la batalla mas dura, ahí es donde tenemos que enfrentarnos a fuerzas infernales que quieren destrozarnos, dominarnos, someternos, estropearnos, arruinarnos, revolcarnos en el barro de la humillación.

 Las almas han dejado de librar esa batalla primera y esencial que consiste en negarse a sí para buscar a Dios y para discernir Su Volunta, han dejado de prestarle la debida atención, y por lo tanto han dejado de obedecerlo.

 Al no obedecer a Dios están incurriendo en rebeldía, están poniéndose del otro lado, sometiéndose al adversario, exponiéndose a satanás y los suyos.

 Nada mas grande y glorioso que vencerse a sí mismo, nada mas difícil y doloroso que vencerse a sí mismo.

 Las personas prefieren la gloria del mundo que arrastra a una ruina espiritual porque conduce a una exaltación del ‘yo’ que es lo que tenemos que negar y sacrificar ofrendándolo a Dios.

 Es simple, Que Él Viva y que yo muera, Que Él Sea y que yo no sea, Que Él Sea El Que Vive en mí y que yo no viva en mí.

 No se puede servir a dos patrones, por ello es que si servimos al ‘yo’, no lo estamos sirviendo a Él.

 Tenemos que aprender a morir a nosotros mismos, a alegrarnos sacrificándonos a nosotros mismos, cuando llegamos a encontrar esta alegría hemos encontrado El Camino.

 Este negarse a sí por supuesto que no es para hacer lo que otros quieren, es para buscar y obedecer a Dios, para colaborar en lo que Dios quiere.

 Cuanto mas nos cueste vencernos, mas gloria, cuanto mas grande sea el sacrificio, mas glorioso y agradable a los ojos de Dios.

 Debemos discernir su Voluntad para que el sacrificio de sí sea real y Específico, para que no sea vago, difuso o perdido en palabrerío inútil.

 Muchos esperan buscar la gloria en el mundo, desean reconocimiento, vista, adoración, etc., suponiendo que eso es éxito, pero la realidad es que eso es derrota, el éxito y la gloria están en obedecer a Dios, y si cuesta mucho, mejor, es mas grande la victoria.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario