4 de septiembre de 2016

CONSIDERAR LOS DIFERENTES CAMINOS



CONSIDERAR LOS DIFERENTES CAMINOS


 Lo que Dios nos dio, aquello de lo que nos hizo, y en consecuencia, aquello a lo que nos redestinó, se decide, hace y determina ahora, mientras nos encontramos de paso por el mundo.

 Nos hizo con porciones de su espíritu, capacidad o aptitud para recibirlo, nos hizo para tenerlo, portarlo, atesorarlo y para formar parte de Él.

 Aquello de lo que estamos hechos podemos desarrollarlo o no, podemos hacerlo a medias o podemos perderlo y estropearlo totalmente como el hijo pródigo.


1.- Si elegimos no desarrollar aquello que Él sembró, de lo que nos hizo, terminamos convirtiéndonos solo en un abismo de egolatría, un gran vacío, un abominable deseo de ser adorados, narcisistas infernales.


2.- Esto puede agravarse, podemos deteriorarnos aun mas y convertirnos en expresiones de vicios, espíritus impuros como los demonios.

 Ahí solo vamos a pensar en satisfacernos, saciarnos, conformarnos, sin conseguir nunca lo que deseamos y nos convertiremos en seres bestiales-infernales.


3.- Si elegimos desarrollar lo que Dios sembró, aquello de lo que nos hizo, podemos desarrollarlo por cuenta propia y terminar haciendo algo bueno, virtuoso, pero solamente humano, terreno, algo muy limitado.


4.- Si elegimos desarrollar lo que Dios hizo en nosotros y nos dirigimos a Él, podemos desarrollar algo mas espiritual, elevado y esto es bueno.

 Sin amargo, al obrar por cuenta propia, hay límites al obrar de Dios y nos privamos de un verdadero crecimiento, desarrollo, de una real evolución espiritual, tanto mas en estos tiempos donde se vende veneno por espiritualidad.


5.- Lo ideal es elegir ponerse enteramente a disposición de Dios, discernir su Voluntad y obedecerlo-seguirlo concreta y decididamente, con verdadera determinación.

 Acá el alma debe esforzarse, sacrificarse y profundizar verdaderamente en la fe porque Dios va a darle mucho y, consecuentemente, va a exigirle mucho.

 Lo que Dios hace es darse-donarse a sí mismo en esencia, de la misma manera en la que el alma lo hace, o sea, sin límite ni medida.

 Comprender que el alma qu ele da el “FIAT” a Dios, cosecha lo que ha sembrado, recibe de Dios el “FIAT”, la misma Omnipotencia Divina de su Voluntad.

Ejemplo de los diferentes destinos de una misma persona, una misma vocación según sus elecciones, actitudes, voluntad:


 A una persona la hizo Dios con ideal de verdad, justicia, libertad, amor, etc., y considerar que en todos los casos el mundo y los demonios trabajan para desviar y perder a las almas en colaboración con el traidor interno, el ego-yo, la carne.


1.- En el primer caso mencionado se convertiría en una persona con ciertos límites, sin llegar a ser mala o maldita, sería miserable, severa, odiosa, resentida, fatalista, obsesiva, maniática, frustrada.


2.- En el segundo caso mencionado la misma persona se convertiría en delincuente, hasta asesina en el extremo de continuar hundiéndose-encerrándose en sí misma y volviéndose olvidada de Dios e indiferente a todo y a todos.


3.- En el tercer caso mencionado puede esa persona llegar a ser miliar, juez o abogado, pero con amargura, furia, odio y frustración ante las injusticias del mundo corrupto y abominable de estos tiempos.


4.- En el cuarto caso mencionado puede ser esa persona un monje penitente y sacrificado ejemplar en esto, pero en colisión con las prácticas religiosas mundanas de estos tiempos, cosa que sería fuente de frustración, resentimiento, bronca y rabia.


5.- En el quinto caso mencionado puede esa persona puede llegar a ser uno de los mas grandes santos de todos los tiempos.


SOBRE LA VOCACIÓN-LLAMADO:

VOCACIÓN DE LAS ALMAS Y LAS NACIONES, EFECTOS DE NO RESPONDER:

PARA ESTAR A LA ALTURA DE LA PREDESTINACIÓN:

LARGO CAMINO PARA HACER AQUELLO PARA LO QUE HEMOS NACIDO:

QUE VALGA LA VIDA, Y MAS AUN LA MUERTE:



Dr. Jorge Benjamin Lojo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario